El barrio rojo de Amsterdam

| 26 junio, 2008 | 0 Comments

Este barrio es otro de los atractivos de Amsterdam que atrae a turistas aunque su viaje no se haya iniciado con el único, o principal, objetivo de visitarlo.
Son pocas las zonas donde se ejerce la prostitución, en cualquier ciudad del mundo, que hayan terminado convirtiéndose en un centro turístico. Lo más común de estos sitios es que entre la poca seguridad y los personajes poco recomendables que los frecuentan terminen por convertirlos en lugares poco recomendables y que casi siempre se procuran evitar.
Barrio rojo de Amsterdam
No sucede lo mismo con el barrio rojo de Amsterdam, probablemente porque es un barrio cargado de historia que desde siempre ha estado unido al comercio del sexo y también hay que reconocer que los gobiernos locales han sabido mantener un equilibrio aceptable entre lo que está permitido y lo que debe quedar prohibido. Aunque últimamente se ha iniciado una especie de cruzada, que afecta tanto al sexo como a las drogas, que pretende reducir el número de locales donde se ejerce la prostitución al mismo tiempo que se está poniendo coto a la venta de determinados productos relacionados con la psicodelia.
De todas maneras el barrio rojo es mucho más que todo esto y por este motivo es tan común ver a casi cualquier hora del día a grupos de turistas que recorren sus calles.

Este barrio se encuentra en pleno centro de Amsterdam, si usted quiere visitarlo tan sólo tendría que caminar desde la Plaza Damm recorriendo la calle Damstraat para llegar al barrio rojo.
Como drogas y sexo han estado frecuentemente unidos, tal vez porque ambos asuntos han tenido que padecer numerosas prohibiciones, lo primero que se encontrará dándole la bienvenida al barrio rojo es el Hash Marihuana Hemp Museum, que seguramente será del gusto de quienes visitan Amsterdam pensando en pasarse por alguno de sus coffee shops. En este museo se puede conseguir información muy completa sobre la marihuana, el hachís y el cannabis.

No tendrá que caminar mucho para llegar al Amsterdam Tattoo Museum que se encuentra en la calle de impronunciable nombre Oudezijds Achterburgwal, en el número 130. En este museo encontrará infinidad de imágenes de tatuajes y un interesante recorrido por su historia.
Profundizando algo más en el barrio rojo llegamos al teatro Casa Rosso que presenta actuaciones de sexo en vivo. Se encuentra en la misma calle del museo dedicado a los tatuajes y a la marihuana, en los números 106-108. La entrada a los espectáculos no es cara, en torno a los 25 euros sin embargo hay que tener muy claro lo que se va a ver en su interior por esto mismo no es el lugar más adecuado para una visita familiar.
Seguimos caminando por el barrio rojo y después de dejar atrás el Museo erótico, en el número 54 de la misma calle de nombre impronunciable, podemos ver en la orilla izquierda una de las numerosas iglesias de esta zona. Se trata de Oude Kerk que desde lejos llama la atención con su impresionante campanario rematado por una corona imperial. Merece la pena entrar en esta iglesia para ver su magnífica silleria del coro y su órgano.
En la misma orilla donde se encuentra la iglesia Oude Kerk podemos visitar el museo Amstelkring. Lo que parece una casa más de la zona en realidad guarda en su interior una iglesia católica clandestina. El museo es interesante porque al entrar en la vivienda nos trasladamos a siglos pasados y quedamos sorprendidos con esa iglesia construida en el ático que a pesar de encontrarse en un espacio muy reducido es imponente.
Si después de todo este recorrido se le abrió el apetito lo que puede hacer es cruzar de orilla para ir hasta el barrio chino. Allí encontrará numerosos restaurantes que le ofrecerán menús a bajo precio.

Category: Curiosidades de Amsterdam

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.